viernes, 5 de febrero de 2010

El Sparring

A veces las agencias jugamos la partida equivocada, olvidamos que otros no hacen su trabajo con ilusión, con generosidad, con nobleza, sino con habilidad, con técnica con frialdad. En las agencias somos toros y deberíamos ser más zorros. La pelea por el éxito es nuestro karma, la ilusión de ganar no nos deja ver a veces las reglas del juego marcadas, lo equivocado del entusiasmo y la necesidad de cambiarlo por pragmatismo... Este grito de dolor y rabia tiene motivos complejos, lo vamos a llamar el efecto sparring...
Algunos clientes juegan el juego del deseo de manera sabia y también grotesca. Son como mujeres expertas dejadose querer por varones cegados por la testosterona, dándoles los capotazos justos, aprendiendo y divirtiéndose, pero quitándoselos de encima a tiempo, siempre antes de otorgar sus favores.
Este año los departamentos de marketing de algunos anunciantes han jugado al boxeo, su agencia "super-welter", estaba poco peleada, el fee, aunque magro, no se estaba justificando con las bajadas de actividad e inversiones, "estos chicos enseguida se relajan y eso no es bueno, van a engordar y solo nos faltaba...", lo mejor es convencerles que van a perder la cuenta, para que entrenen más, para que piensen más. Para eso necesitamos un sparring, o mejor muchos sparrings. ¡Convoquemos un concurso!, aprenderemos, viviremos lo que se cuece en el exterior, conoceremos gente y a lo mejor hasta nos dan ideas, pero lo que nunca querriamos es dejar a nuestra agencia, esto solo es un entrenamiento, un "review" dicen algunos más anglos... Es como un master gratuito, o casi. Esos sparrings tienen un defecto, o una virtud, y es que no saben que lo son, ellos se creen boxeadores, pero por muy poquitos euros (cuando se les paga) les han contratado de sparrings, aunque no se lo han contado, así entrenarán mejor. No me gustan los concursos con incumbente, si quieres cambiar de agencia, cambia, invita a otras, pero a la tuya ya la conoces, ¿no?, déjale la cuenta o despídela antes del concurso, eso son reglas justas. Lo otro es incertidumbre y sopecha. No me gusta entrenar a otros en mis carnes, aunque sean colegas... Disfruten con un ejemplo de las declaraciones de un anunciante a un medio del sector tras el entrenamiento ¿o era un concurso?. Esto se ha publicado hace menos de un mes:
“La marca necesita avanzar , no se debe a ningún tipo de incompatibilidad” y que están “muy satisfechos del trabajo de la agencia”. De los sparrings no se dice nada.

3 comentarios:

Paco González dijo...

Estos de Schweppes...

Óscar Bilbao dijo...

Dios, qué gran post.

En el fondo y en la forma.

Ana Himes dijo...

Muy bueno, me ha encantado ese toque irónico...
Saludos!

Aún no sé cómo he dado con tu blog pero es crema, desde luego... Homo Sapiens al poder!