sábado, 6 de febrero de 2010

MI AMIGO OSCAR BILBAO Y SUS HEREDEROS DE ROWAN HAN ESCRITO UN MANIFIESTO AL QUE LLAMAN DELICATESSEN Y LO ES... GRACIAS!

El “mundo viejuno” nos acecha. Y para conjurarlo no basta con ponerse bambas y camisetas molonas o llevar gafas de pasta. El lastre es demasiado pesado y sale de muy adentro, El mal está muy enquistado y no sirve poner paños calientes o hacer un banner en formato “pop up”. No busquemos culpables de la situación en la que se encuentran agencias y comunicación, o agencias de comunicación. Recuerda a Doryan Grey y su espejo. He llegado el momento de cortar por lo sano, de separar la carne putrefacta, de quitar lo que no sirve y de quedarse con lo que de verdad importa, de olvidarse de descuentos, rápeles y comisiones, de recuperar nuestra esencia y nuestra razón de ser. Porque lo nuestro son la estrategia y la creatividad, la estrategia creativa y la creatividad estratégica. Y nada más. Porque primero están las ideas y después vienen los formatos. Porque ya no se puede pensar en televisión o en gráfica o en redes sociales. Porque primero hay qué pensar qué queremos decir y a quién. Y después vendrá el cómo y el dónde. Y habrá que hacerlo de manera notoria, diferente y, por supuesto, adecuada. Y eso es estrategia. Y eso es creatividad. Estrategia creativa y la creatividad estratégica. Porque sólo la creatividad nos hará libres. Libres de esas rencillas absurdas entre clientes y agencias, libres para trabajar mano a mano y de igual a igual con el anunciante, haciendo equipo, construyendo comunicación y relaciones sólidas basadas en el feeling y la profesionalidad, ajenas a “preséntame dos líneas diferentes, ampliando target y con la mitad de presupuesto… mañana a primera hora” Relaciones cimentadas en el respeto, la confianza y los resultados. No en concursos indiscriminados y no remunerados, sino en el valor del trabajo hecho para otros y para él mismo, en la reputación de la agencia, en su orgullo por el trabajo bien hecho. Libres para trabajar con los mejores, con los que tienen mucho que enseñar, dentro y fuera de la agencia. Para saber que nuestro trabajo puede, y debe, ser mejorado. Para hacer equipo con los mejores fotógrafos, realizadores, impresores… sin que el arañar un 10% más en producción sea la “reason why” de cada campaña. Para funcionar, dentro y fuera, con clientes y colaboradores, no como una orquesta que nosotros dirigimos con mano férrea, sino como una banda de jazz en una inolvidable e irrepetible jam session en la que trabajamos para lucimiento del cliente y, por qué no, nuestro. Porque para eso también hemos de ser libres. Libres para liberarnos de vergüenzas, tabúes y falsas modestias, y tener claro que no vale con predicar, que hay que aplicarnos a nosotros lo que vendemos a nuestros clientes, que hay que dejarse ver, comunicar, arriesgar… Libres de llevar el peso de ser los más grandes para poder ser los mejores. De no poder competir con las multinacionales, de saber que ellas tampoco pueden competir contigo. De ser ligeros y rápidos. Y todo esto, amigo mío, no es de hoy. Comenzaban los años 80 y algunos de esos creativos, que con sus “boutiques creativas” nos llevaron al tercer puesto en la creatividad mundial fueron mucho menos viejunos que gran parte de las actitudes, miedos, recelos y vicios que hoy nos acechan.

4 comentarios:

Óscar Bilbao dijo...

Gracias a ti, Ángel,

Lo que de verdad anima es que, sea desde un gran transatlántico, sea desde una lancha rápida, tenemos bien claro el rumbo a seguir.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Ya sea en transatlántico o en lancha rápida lo importante es que el nufrago salve la vida y tanto Delicatessen con el comentario de boca de riesgo son eso unos enormes salvavidas para los desorientados naufragos que en este momento nadan desesperados por el proceloso oceano intentando no ser comidos por los tiburones.
Enhorabuena a ambos,
Juan Ramón Plana

Susana dijo...

Me quedo con tu frase: Porque sólo la creatividad nos hará libres.
Es redonda para empezar el dia del lado de la verdad.

Martín dijo...

El manifiesto es excelente, pero la presentación que hizo Óscar es aún mejor.

Si la repite, os la recomiendo...

Un saludo a todos