sábado, 3 de febrero de 2007

House

De repente en la vida de los televidentes se ha metido una nueva figura, se llama Doctor Gregory House y es guapo, cojo maleducado, inteligente y médico; tiene todos los atributos para encandilar al sexo femenino, en realidad es el hombre perfecto, debido en parte a sus imperfecciones. Además es un personaje atípico, no cae en los tópicos habituales de las series y también es extraordinariamente ingenioso y mordaz, un éxito mundial que hoy por hoy es la pieza clave que mantiene las audiencias del nuevo canal Cuatro de nuestra televisión española.

Pero el Doctor House tiene algo más, que es un atributo principal no solo en los médicos, sino también en la profesión publicitaria, tiene foco, tiene un objetivo en su trabajo. Todos los capítulos de la serie giran alrededor de un solo objetivo, un eje, la razón de ser del médico: el diagnóstico, la curación del enfermo, la solución del problema. La mayor parte de sus colegas se pierden en paliativos y calmantes, él busca por encima de todo, la solución.

Cuando el sabio del marketing Al Ries escribió su libro Focus, no hizo más que remachar un concepto que ya la mayor parte de las técnicas del marketing y la publicidad tenían claro. Con la publicidad, marcarse un objetivo y solo uno hace factible el éxito; ya hay demasiados anunciantes que se marcan tantos objetivos que al final sus campañas no alcanzan ninguno.

La vida nos la hacemos compleja en todos los ámbitos y en marketing también, por eso el librito delicioso de John Maeda, “las leyes de la simplicidad” es lectura imprescindible para cualquier publicitario o experto en la creación de demanda. Lo simple definido como lo que no carga con lo accesorio es la ley fundamental del éxito de la comunicación comercial, por eso algunas campañas barrocas que nos llegan son mayoritariamente inútiles, lo simple es más valioso y lo accesorio sobra, claro.

Agradezco a House, a Maeda y a Ries que nos ayuden a centrar nuestra mente en lo relevante: en marketing, en política o en medicina.

Ángel Riesgo para ABC

febrero de 2007

No hay comentarios: