domingo, 29 de abril de 2007

La libertad

Don Quijote le decía a Sancho “por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida”. Esa frase, que mi padre me leía de pequeño, siempre me ha acompañado en la vida. Por eso, esta semana, me ha impresionado mucho conocer a Dan Wieden, presidente y fundador de la Agencia Wieden & Kennedy. Un grupo de consultores tuvimos la ocasión de reunirnos y cenar con él y su equipo europeo, en el curso del Adforum Euro Summit en Ámsterdam. Mr. Wieden nos demostró que tiene honra y libertad. El veterano Wieden fundó su agencia de publicidad hace 25 años en Portland, Oregon, (como él dice: en un rincón de los Estados Unidos) y la ha convertido en la mayor de las agencias independientes (no vinculadas a un grupo empresarial). La agencia es además una de las más creativas y valientes del mundo, su libertad es total, tan grande que en un momento de la reunión aparecieron las cifras de crecimiento de la compañía; el viejo Dan se volvió, las miró y dijo: “a mi estas cosas me importan una mierda”. Era sincero aunque sin duda se alegrará de ver que la compañía que fundó ingresa 128 millones de dólares, tiene 728 empleados y ha crecido 5 veces más que el mercado en 2006. Dijo lo que dijo de corazón, porque su libertad le permite decirlo,y además, no necesita dar determinados resultados cada año para sobrevivir; no es esa la prioridad, según dicen su primer objetivo es “crear relaciones fuertes y provocativas entre buenas compañías y sus consumidores”; la prioridad creativa les ha llevado a ganar todos los grandes premios posibles y a ganar también mucho dinero, pero siendo este el segundo objetivo. Cuando salía de aquella reunión me daba cuenta que de verdad había vuelto a respirar aire fresco, un aire que está a veces muy contaminado en las agencias convencionales, que forzadas a dar resultados a riguroso corto plazo al tiempo que están inmersas en un cambio acelerado e imparable, se encentran en una encrucijada cada vez más preocupante. Gracias a Wieden & Kennedy, no son los únicos pero sí parte de una minoría necesaria para seguir pudiendo respirar un poco de libertad y honra en el agresivo mundo publicitario. Ángel Riesgo para el diario ABC

No hay comentarios: