miércoles, 30 de mayo de 2007

Desde San Sebastián

La vuelta del Festival de El Sol en San Sebastián me hace todos los años recapacitar sobre la publicidad española y su posición internacional. Este Festival, el mayor de España, decidió hace unos años convertirse en Iberoamericano con el objetivo de crecer en número de piezas y posiblemente en rentabilidad y al mismo tiempo nos ha privado de tener un certamen español de la Publicidad Española al máximo nivel, cosa que algunos lamentamos. La verdad es que el Festival fue un éxito de público y organización, vimos mucha buena publicidad y sufrimos la indiscutible hegemonía de la publicidad latinoamericana y muy especialmente argentina sobre la española. Los motivos de esta superioridad en mi opinión son dos. Por un lado la frescura del producto argentino se debe a la calidad y apertura de mente de sus creativos, pero también a la falta de restricciones y limitaciones legales en aquel país. Un abogado del sector me comentaba durante el Festival que la mitad de los anuncios latinoamericanos presentados nunca podrían hacerse en España debido a las restricciones al machismo, al uso de bebidas alcohólicas o a la publicidad comparativa. El otro motivo para reconocer su hegemonía es que Argentina, y también Brasil, se han convertido, muy especialmente de la mano de Unilever, en países exportadores de talento, de ideas creativas creadas con menores costes y con extraordinaria calidad desde Sudamérica para el Mundo. Un excelente trabajo que ha dejado a los españoles muy limitados en número de premios y lejos del tono más alto del Festival. Otro hito de El Sol de este año fue que el jurado declaró desierto el Sol de Platino, que premia la excelencia global y la integración. Es triste que no se encontrara un reconocimiento a lo que hoy es la mayor tendencia del sector: la integración y el uso conjunto de las diferentes disciplinas. Esta decisión del jurado nos debe hacer pensar si la publicidad iberoamericana y española no está quedándose atrasada en esta evolución imparable. Ángel Riesgo para ABC. Mayo 2007

No hay comentarios: