martes, 2 de septiembre de 2008

Un verano único

El día a día de los trabajos te roban demasiadas horas que deberíamos dedicar a pensar y no hablo de la vida o de sus profundidades, sino a pensar precisamente en el trabajo, en nuestra función profesional, en lo importante y no en las urgencias naturales o artificiales del trabajo. Yo he tenido la suerte de vivir mi primer verano ocioso, o casi, con pocas obligaciones, con tiempo para pensar y tomar decisiones, he concluido cosas sencillas que nunca terminaba y me he dado cuenta que a pesar del incomodo día a día, a pesar de lo absurdo de la parte ordenada de nuestro trabajo, a pesar de todo, me sigue gustando trabajar, hacer, cambiar cosas... ¿será también mandar lo que me gusta? puede, también decidir. En suma, que mi ocio,que he disfrutado tanto en estos dos mesas libres, me ha llevado a la conclusión de que también quiero negocio, aunque como palabra sea la "negación del ocio". Ha sido también remunerador para mi espíritu, o para mi ego. que algunos de los colegas de la profesión se acuerden de mi, me llamen y me propongan cosas, a veces locuras y otras no tanto. Cuando dejé Consultores pensé que alguien me propondría algún proyecto, pero nunca pensé que fueran tantos y tan apetecibles en su mayoría. Por eso escribo aquí en mi alma pública que es esta Boca de Riesgo, que me apetece volver a subirme a un proyecto y dejar de hablar tanto para hacer más, si me dejan poner en práctica mis teorías, escritas en este blog durante tantos meses, a lo mejor me siento mejor, ya no siendo el pobrecito hablador y pasando a ser un pequeño hacedor. Os lo contaré siempre aquí antes que en ningún otro sitio, esta es mi boca...

No hay comentarios: