lunes, 8 de septiembre de 2008

Vuelta al Cole

Este verano no ha tenido canción, ni George Dann, ni las Tapitas, ni Fórmula V, eso sí ha habido una música constante, una música de réquiem, como si se acabara el mundo, la música de la crisis. La gente nos he explicado por enésima vez lo dura que está siendo esta crisis y a mi pregunta constante de ¿Cómo le afecta a usted?, se esforzaban en encontrar motivos, la gasolina, Zapatero o lo caro que está el pan. Pues sí es verdad, hay crisis, porque la economía no crece lo que crecía, porque hay más parados y porque la inflación se ha disparado, no son buenos augurios generales, pero en muchos casos, en silencio, lo son en una perspectiva particular. Dejen que me explique. Todos los hombres de empresa saben que las crisis, los cambios de ciclo o de modelo son muy útiles para los empresarios más inteligentes; casi todas las grandes empresas nacen de una crisis, casi todos los más audaces golpes de mano del marketing se enmarcan en una crisis, donde alguno fue más inteligente que los demás y en lugar de dejarse caer en la melancolía reinante, movió sus hilos en la tormenta y consiguió la ventaja que necesitaba, porque la macroeconomía que nos dice que hay crisis se hace con estimaciones y estadísticas, pero la microeconomía, la economía de las empresas, se hace con cuentas de pérdidas y ganancias, con inversiones y aumentos de ventas. Los publicitarios trabajamos en gestionar el cambio de nuestros clientes y la crisis es el gran momento de cambio. Por eso estamos ante la gran oportunidad de la publicidad, mientras los medios se lamentan porque disminuyen sus volúmenes de ventas, mientras la economía española pierde tono tras casi 15 años de números record, a mí lo que me preocupa es la microeconomía de mis clientes, hacerles diferentes y más atractivos porque es más fácil ahora cuando el resto anda distraído leyendo la última estadística. Los consumidores están ahí, quizás más prudentes, quizás menos ávidos de compra, pero también más necesitados de alegrías y menos saturados de mensajes, ¿no lo vamos a aprovechar?, es nuestro trabajo y este es el mejor momento para ejercerlo. Algunas marcas entienden esto de forma extraordinaria, si observamos las series históricas de inversión publicitaria en España, vemos las crisis del 93-94 y la del 2001; en ambas P&G y L’Oreal aumentaron sus inversiones muy por encima de la media, estaban consolidando liderazgos, cada cliente tiene que tener un proyecto para esta crisis y claro, ese proyecto no puede ser repetir el plan de medios del año pasado, hay que pensar y para eso están las agencias, para ayudarles a distanciarse de sus competidores. Ahora. O nunca. Ángel Riesgo para la Revista Anuncios. 8 de Septiembre de 2008

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola!

Se ve que su nueva agenda le impide actualizar el blog ;O lo lamento, pq me interesa su opinión.

Tengo una pregunta para usted, Sr. Riesgo. ¿Qué opinión le merece una inicitiva como esta? http://www.democreated.com
Por favor, mójese.
Gracias!