lunes, 20 de julio de 2009

Las Verdades de Robson el quinceañero

Los señores de Morgan Stanley han realizado una sencilla investigación que los publicitarios deberíamos haber hecho hace demasiado tiempo, desde que esto de la persuasión funciona, la fórmula mágica siempre ha sido una y solo una: "Si quieres influir, escucha, escucha y luego escucha". Sin embargo llevamos años escuchando a nuestro ombligo, a nuestros deseos y a nuestra voluntad de que las cosas no cambien, mientras tozudamente van cambiando a nuestro alrededor y la publicidad poco a poco va haciendose invisible. Las agencias pierden potencia, los anunciantes eficacia y seguimos sin escuchar. Los de Morgan Stanley si han escuchado, concretamente a un quinceañero en lo que han llamado en un alarde de buen marketing, "El Informe Robson" porque el muchacho preguntado se llama Matthew Robson y es un estudiante en prácticas en MS procedente de una colegio de Londres. Lo que opina el joven quinceañero en terminos de medios es bastante obvio, él es digital por completo, básicamente el joven Robson enuncia algo elemental, los medios tradicionales están muriendo, sus amigos jamás leen periódicos y sin embargo están permamentemente conectados a la información social de la red, la red tiene dos usos uno de documentación, un comodity, buscas en Google y siempre encuentras y otro de socialización, mucho más importante, alli prefiere Facebook a Twiteer y es adicto tanto al SMS como al email. Afrontemoslo, la prensa como la entendemos puede morir con esta generación, eso de "el placer de leerlo en el papel impreso con olor a tinta" es un argumento de superviviente, ese joven de 15 años tiene un defecto y es que dentro de 15 mas decidirá las inversiones, sera el que manda, malas noticias para la tinta. La radio tampoco es muy cercana a esta generación, solo la musica y esta ya la pone en orden él, en vez que se lo ponga el disk jokey de la cadena local. En cuanto a la televisión, la nueva generación si la ve, claro que la ve, pero menos (no hay tiempo para todo) y solo en eventos muy concretos como deportes o shows en directo. El resto, las series o la información tienen otro espacio, mucho mas práctico, por supuesto, la Red, Internet contiene cada una de las series y te deja verlas cuando quieres. El fin es lento, pero esto, esto que hemos vivido y llamamos la publicidad convencional, se acaba, habrá que seguir innovando nuevos caminos, pero demonos prisa porque Mathew quiere mandar. No será que nos les avisé amigos...

No hay comentarios: