miércoles, 21 de octubre de 2009

92 horas en USA

Debería ser obligatorio venir de vez en cuando a los Estados Unidos, para un profesional de nuestro oficio es inspirador, relativizador y una necesaria cura de humildad. He disfrutado mucho de estas pocas horas en San Diego, en el gran evento de la DMA. Pero aún más volviendo a confirmar lo mucho que podemos imitar de la industria publicitaria norteamericana. En una crisis, esta vez superior a la nuestra, mantienen esa increible tensión comercial que hace que en este país las marcas vendan más, más veces y a más gente. Nuestro oficio no es otra cosa, en España no hace falta que inventemos demasiado, observemos lo que ocurre aquí y recomendemos a nuestros clientes. La revolución digital, social y comercial que ocurre en este país en internet, en los móviles y en todos los instrumentos interactivos está por llegar del todo a España. Imitar no es pecado ¿no?, ¿lo es?, no... Apetece volver a casa pero sobre todo porque las calles de Los Angeles, de San Diego, sus tiendas, su publicidad y sus profesionales, me hacen pensar de nuevo que este negocio es maravilloso.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Estuve 5 meses en Londres y pense exactamente lo mismo: esto es la meca europea de los publicitarios! No tarde mucho en observar que el dinero que se mueve alla es infinitamente superior al que se mueve por aqui, ellos son ricos y nosotros somos pobres, ellos manda y deciden y nosotros generalmente adaptamos, alla "cuanto cuesta?" es la última pregunta y aqui es la es el segundo corte, ellos (los ingleses) viven en un pais alucinante y nosotros en una XXXXXX que da verguenza