sábado, 7 de noviembre de 2009

¿Destruirá el Gobierno Zapatero a la Industria de la Publicidad?

El ataque orquestado al medio Televisión como soporte publicitario es una de las paradojas del momento para la publicidad española. Mucho se habla de la crisis económica, de los errores del Gobierno, de los líos del PP, de lo mal que van las agencias, de la caída en barrena de las agencias de medios, de muchos otros temas vinculados a la actual coyuntura. Pero poco, casi nada se oye sobre el complot urdido para hundir a la televisión como medio masivo de impacto publicitario. ¿Quién hace esto?, ¿Para qué?. Primero fue la distribución arbitraria, negligente y sectaria de licencias de TDT, que ha convertido España en el país con más cadenas de televisión del Universo, dicen que hay más de 1200 licencias entre autonómicas, locales, nacionales, etc. A veces dudo que alguien las haya contado todas. Los expertos dicen también, que no más de 200 cadenas sobrevivirán. Podríamos deducir que habrá mil muertos, pero lo que habrá es mil pingües beneficios, esos que recibieron un regalo gubernamental en función de su sesgo político y que venderán a otros para la necesaria concentración. Solo un ejemplo, si utilizáramos nuestro mando a distancia para recorrer los 1200 canales asignados y dedicáramos 5 segundos, no es mucho, a cada canal tratando de encontrar nuestro favorito, necesitaríamos mas de una hora y media de zapping para tomar una elección. ¿Era necesaria esta extraordinaria fragmentación?, ¿tantos favores hay que pagar?. el segundo paso hacia la locura ha sido la eliminación de la publicidad en RTVE, sin entrar en detalles, los anunciantes hemos sido privados de un 22% de la audiencia, la televisión ha dejado de ser un mass media con esta decisión, las coberturas mas optimistas de una campaña con el medio televisión no superarán nunca más de un 70/75% del público objetivo. Ha muerto el medio de masas. El tercer desmán fue la ley que consentía la concentración de televisiones y las fusiones en el sector. Otro intento más de beneficiar, aparentemente, a los grupos audiovisuales y romper con el principio de evitar excesiva concentración del poder televisivo. Pero si ustedes creían que el Gobierno ya nos iba a dejar en paz, se equivocaban, la nueva ley ahora en el parlamento va aumentar los 12 minutos por hora de emisión a 29, es decir un tercio de cada hora serán anuncios en las televisiones privadas. Incluso la comisaria Redding de la UE reconoce que la auto promoción es publicidad. Lo mas sorprendente de todas estas medidas innecesarias, dañinas y no demandadas en ningún caso por al sociedad, es que tienen al Gobierno de protagonista pero con un solo aliado en la industria; UTECA, es decir, la unión de las Televisiones privadas que han conseguido con un lobby tan eficaz como equivocado forzar al Ejecutivo a llevarnos a este caos. Y es que esas televisiones que han sido artífices de esta serie de leyes encadenadas, serán según mi criterio, las responsables de la muerte o al menos de la grave enfermedad crónica que va a padecer la televisión como medio publicitario a partir de ahora. Los grandes valores de la televisión han sido su internacionalidad y su calidad de impacto, pues bien estas medidas legislativas trabajan en reducir la cobertura (universalidad) y la calidad del impacto a través de la saturación. Garrafales errores que no eran necesarios, ni demandados por la sociedad, ni darán viabilidad a largo plazo a los supervivientes en el espacio televisivo. Tengo una esperanza y es que el Gobierno, en otros ámbitos donde mi conocimiento es más escaso, pero que son de aún mayor importancia para el futuro de nuestro país, actúe con mayor rigor, criterio y seriedad. En este más vale que hubieran dejado las cosas como estaban, su actuación va a costar puestos de trabajo, de`presión del consumo y un buen número de ruinas empresariales...

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Angel Riesgo antes de hablar DE LO QUE NO SABES infórmate. Has incluido datos erróneos y errores garrafales.

Ángel Riesgo dijo...

Dimelos y dime quien eres,asi debatimos, estoy encantado de debatir, quitate la mascarilla y hablamos. Este es un foro abierto

jesus rubio dijo...

Estimado Angel. Se puede decir más alto, pero no más claro.

Javier Muñoz dijo...

Felicidades Ángel, estoy muy de acuerdo con lo que estás diciendo, pero como esto siga así me pregunto... ¿podrán invertarse algo nuevo para cargárselo también? Me parece muy acertado el manifiesto y quiero leer entre líneas la unión de un "sector" sensato y maduro que tiene muy claro el perjuicio que nos están causando. A nuestro favor la razón, en contra... ¡los favores! En lo único que discrepo contigo es en lo de las coberturas, seguro que con una buena planificación seremos capaces de superar esas cifras :)Gracias por tu opinión.

Pablo y Rafa dijo...

Angel, mucho gusto!
Tengo el privilegio de mirar a España desde América Latina y la perspectiva me permite entre otras cosas tener claro que España existe y que además el "afán de gobernar" de sus dirigentes políticos no tiene límites.
Soy de los que cree que la mejor ley de medios es la que no existe.

¿Por qué no permitir que sean los propios televidentes con el poder que les otorga la tenencia de un control remoto los que decidan? ¿Por qué no permitir que sean los anunciantes los que decidan si compran PBrs más baratos y de menor calidad o más caros y mejores? ¿Por qué no permitir que las cadenas decidan si arriesgan sus audiencias con más espacios comerciales? En definitiva, ¿Por qué no dejar que el mercado decida?
La disposición legal, que siempre y necesariamente será arbitrara,beneficiará a unos a costa de otros. Decidir el tiempo máximo de comerciales por hora de transmisión siempre generará muertos y entenados. Si el límite es muy bajo perjudicará a los canales con poca cuota de pantalla. Al tener que vender el segundo a un precio bajo y tener limitada la cantidad que puden vender su resultado económico nunca será bueno y les costará comprar o producir programas de mayor calidad para aumentar su cuota. Si, en cambio, el límite es muy alto como se propone en la ley el efecto es que se igualará la oferta de espacios comerciales y entonces perderán los espectadores porque hacer zapping entre iguales no tiene gracia y se tendrán que comer esos 29 minutos por hora y los anunciantes por la pérdida de efectividad de sus campañas.
Además,¿cómo regularán la HDTV por IP? Ya hay tecnologías Wireless que llegan a los 200 Mbps y permiten televisión digital de alta definición por IP. Y ahí los quiero ver en su afan regulatorio. En USA y Canadá la TV por IP ya tiene algunos millones de abonados.

Pablo y Rafa dijo...

Aclaro que no tengo doble personalidad. Si no que Blogger tomó como mi identidad la de una cuenta compartida que tengo con un amigo. :)