miércoles, 16 de septiembre de 2015

Sin los catalanes no seríamos España


Estos días algunos amigos me han visto activo debatiendo, en Facebook o en Twitter, varios de los argumentos que los independentistas catalanes están usando para justificar su intención de separarse del resto de España y crear una república catalana. Como mis comentarios han sido diversos y desordenados, quería recogerlos en este texto simple, que terminara con la polémica por mi parte.


Mi opinión es simple, España sin Cataluña no es España. 


Como publicista trataré de sintetizarlo en cuatro aspectos que muestren mi visión vehemente, sin ningún tipo de acritud contra Cataluña, pero sí con estupefacción por los buenos resultados que el discurso nacionalista produce en gente a la que admiro y respeto.


1Cataluña es parte de España y España sin Cataluña no podría existir. España, como cualquier país moderno es el producto del mestizaje. Algunos mestizajes son antiguos como los siempre mencionados de Castilla y Aragón; pero también nuestra influencia árabe (de la que nadie quiere hablar). Nuestra condición latina dual a ambos lados, a la derecha mirando al Mediterráneo (de Algeciras a Estambul) y a la izquierda (geográfica) a América Latina (De Chicago a la Punta Arenas). Pero hay otros mestizajes más nuevos y muy vivos: los inmigrantes llegados de América, Europa del Este y África; el movimiento chino, la revolución tecnológica que nos une aún más. Somos producto de una mezcla diversa y bella. Moros judíos que viven con los cristianos, que dijo Drexler. Estos días he viajado por Asturias y antes por Andalucía, y no pueden ser zonas más distintas, ni más similares e integradas en España. La belleza de la Costa Brava y sus gentes y la de Finisterre, tienen miles de puntos comunes así como otros diferentes. Porque la fusión es la única verdad de España y por tanto de Cataluña hoy, en la literatura, en el arte o en la gastronomía. Querer separar ahora, en un mundo tan mezclado, es como mínimo poco práctico, poco realista e imposible. 


2. El sufrimiento y la frustración que expresa el independentismo catalán, son muy españoles. Leo las demandas y los agravios, las diferencias y los daños colaterales y me doy cuenta que yo también los sufro, que estoy de acuerdo, que la crisis y su gestión por el actual gobierno nos ha machacado a todos. Las zonas más pobres han sufrido más en términos de pobreza y paro. Pero las más ricas, como Madrid o Cataluña, la han pagado más cara - Cuando escribo la palabra Madrid me doy cuenta que su significado es diferente en el discurso nacionalista - significa el demonio, el mal - y yo soy visto, por tanto, como uno de los pequeños esbirros de ese mal, supongo… Pero nada más lejos, soy un gran admirador de Cataluña, de su talento artístico y de sus tierras y su gente. Mi próximo proyecto se encuadra allí precisamente y el futuro restaurante que abriremos en noviembre es mi mayor ilusión. Nacionalistas, no me metáis entre los enemigos de Cataluña, junto a Forges, González, Gabilondo o ahora Obama; porque soy amigo, muy amigo. Mi padre, que vivió en Reus y hablaba y leía catalán, me obligaba a leer a Josep Pla; que, según entiendo, también sería uno de esos enemigos de la patria catalana de hoy, cuando decía: "La historia romántica es una historia falsa”, “¿Tendremos algún día en Cataluña una auténtica y objetiva historia?, ¿tendremos una Historia que no contenga las memeces de las historias puramente románticas que van saliendo?(SIC)


3. If aint broken, don´t fix it. Si no se ha roto la relación, no la destruyamos. Cataluña y el resto de España mantienen todos los días relaciones comerciales, financieras, legales, políticas y amorosas con las que no debemos jugar. Podemos mejorar juntos y necesitamos a los catalanes para mejorar España, la de todos. Sin catalanes no vamos a ninguna parte
     Yo aún diría más; si el 32% de catalanes independentistas que según las mejores encuestas votarán por la independencia el día 27S, consiguen independizarse y separar de España también al otro 78% de votantes catalanes, que o bien votó a partidos que no apoyan la independencia, o no votó en absoluto; la destrucción no solo será del concepto de España, sino del concepto de Europa (que se llama UNIÓN Europea), se abrirían nuevos egoísmos localistas, regiones de Francia, Italia, Alemania o Bélgica iniciarían este proceso lamentable que es precisamente el que quiso evitar la Unión Europea cuando fue creada, tras la tremenda (y muy nacionalista) II Guerra Mundial.


4. Los catalanes sabios deberían detectar el truco nacionalista. Lo han dicho muchos, pero, como dice el anuncio, “permítanme que insista”: Todo este movimiento de orgullo propio, que está latente en el corazón de muchos los catalanes (y de vascos y de andaluces, de cualquier español) desde décadas, esa sensación natural de que tu área de confort es mejor que las de los demás; ha sido explotado hasta la nausea por unos líderes políticos básicamente perdedores: Más, hijo político de un monstruo como Pujol (corrupto, pero monstruo político), es incapaz de mantener el statu quo para Cataluña que Pujol consiguió. Junqueras, un ave fénix de un partido destruido e irrelevante, que ha sabido vampirizar a otros sin ganar jamás unas elecciones, excepto las de su pueblo San Vicent dels Horts. Han sido capaces de ocultar sus culpas en otros más vírgenes y guapos. Todo este andamio parece diseñado en su totalidad por su agencia de publicidad. Seguro que no me equivoco mucho No en vano en Cataluña están los mejores publicitarios de España.
Que todo esto está muy manipulado, lo notan los votantes inteligentes de Junts, aunque les apetezca soñar con la Arcadia.


Por todo esto: porque me afecta, porque os quiero, porque no es necesario y porque os necesitamos y nos necesitáis, yo pido a los catalanes inteligentes que se animen a votar por un partido que ayude a cambiar las cosas, que cambie España. Que saque a los fariseos que nos gobiernan en Barcelona y en Madrid de sus poltronas y que nos acerquen, que no nos alejen más, cual sea ese partido me da igual

Una abraçada a tots…
y una canción que nos empiece a unir un poquito: Silvia Pérez Cruz, tan catalana, cantando así, tan española …, música única del poema de Miguel Hernández a su amigo Ramón Sigé… https://www.youtube.com/watch?v=aB98Fygo6Og


Gracias por leer y escuchar hasta aquí.



Ángel Riesgo. 15 de septiembre de 2015.