jueves, 9 de abril de 2009

Moscú 1975

Continúo con mi preocupación (obsesión??) por las marcas negras. Zumo de naranja Solevita, gaseosa Siti, naranja Freeway, flan Milbona, leche condensada Finessa, papel higienico Floralys, detergente Formil, natillas Monissa, embutidos Sierra Marina, calamares La Caldera, merluza congelada Trawlic, pollo fresco Rústico. No, no crean, estas marcas no son las de un supermercado de la antigua Unión Sovietica, sino de uno de Madrid, a estos productos sus dueños los definen como "la calidad no es cara" y tienen una gran garantía, la de un señor calvo con gafas que los selecciona por ti según le vemos en la publicidad, no se como se llama, pero le podemos llamar el Gran Hermano, por ejemplo. Lidl, la madre del Gran Hermano, nos garantiza en esos locales deliveradamente simples, no digo que sucios pero si cone se aspecto, con als cajas en el suelo y esas cahjeras malencaradas que te cobran las bolsas... todo ideado para que tu conclusión sea definitiva. "que lsito soy que compro en lidl más barato y con calidad, me lo ha dicho el calvo y en el calvo se puede confiar. Los de la publicidad deberemos ser beligerantes, o defendemos las marcas, las de verdad, sus valores y sus diferencias o nuestro trabajo se limitará a publicitar una de als 5 cadenas de supermercados. Las marcas no existirán. en esto no se pueden tener medias tintas, hay que tomar partido, partido hasta mancharse; por eso cuando veo al hermano grande de Lidl pienso en la agencia que haya hecho este anuncio, prefiero no enterarme quien es, prefiero no pensar que decisión tomaría yo si me invitaran a ayudarles en un anuncio como este que básicamente desmonta los principios de nuestro negocio, de las amrcas, del marketing. De momento eso no pasa y no me han llamado, mejor... ¿No debaríamos los publicitarios levantar la voz contra estos francotiradores?, por una vez, decidme lo que opinais.

lunes, 6 de abril de 2009

Invertir o morir

Pocas imágenes son más inquietantes que las que muestran el largo plazo, este gráfico de la degradación de las marcas más debiles en 10 años en Alemania. El crecimiento de la marca blanca solo es resistido por las marcas líderes, las otras pueden acabar como fabricantes de la distribución. ¿No es este un panorama aterrador?. El mensaje es claro, señor anuncainte o invierte inteligentemente o morirá... porque supongo que no esperará vivir del margen que le dejen los enormes distribuidores minoristas, no, claro que no. Para un poco más profundidad: http://adage.com/article?article_id=135790