domingo, 30 de diciembre de 2007

El marketing de la Iglesia católica

Hoy la Iglesia ha convocado una manifestación en Madrid, en favor de la familia según han explicado, pero también ha sido en contra del Gobierno, según hemos podido leer y escuchar en las noticias. Por cierto alguien ha mentido al dar la cifra de asistentes, los organizadores (La Conferencia Episcopal) ha cifrado la asistencia en 2.000.000 personas; el País en 160.000 y el www.manifestodromo.com, web que mide de forma independiente todas las manifestaciones, en una horquilla entre 85.000 y 170.000. Suponemos que quien miente no será la Conferencia la que mienta, es pecado mentir, aunque no es un pecado capital, ya saben... Lujuria, Gula, Avaricia, Pereza, Ira, Envidia y Soberbia. La mentira es un pecado menor, siempre me he preguntado por qué y siempre he pensado que hubiera sido bueno poner más enfasis en este cancer de la sociadad moderna que es la mentira... pero ese es otro tema, yo queria pensar un poco sobre el marketing de la Iglesia Católica. La Iglesia ha tenido históricamente un marketing de primer nivel, siempre ha trabajado el concepto, la promesa, el logo, el copy y la dirección de arte. La Vida eterna, la Cruz (que gran logotipo), El Greco o Boticcelli, Miguel Angel o San Juan de La Cruztodos han aportado enormemente a la persuasión necesaria. Conceptos como la fe son un hallazgo creativo de primerisimo orden, "cree y te salvarás", nada menos, si no crees no te salvas... ya se que detrás hay mucho más, que el tema es delicado, que podría ofender a algunos con el tono de este escrito, sin embargo no es esa mi intención, solo pretendo analizar el comportamiento de comunicación y persuasión de una organización terrenal, aunque con un objetivo divino. En los últimos años, decadas, siglos, la Iglesia ha perdido mucho del norte de aproximación a los ciudadanos, en los países más desarrollados la apostasía implicita es un hecho evidente, el problema es un inmenso problema de comunicación que en mi opinión tiene su razon de ser en el desarrollo de la medicina, dejenme que me explique... La prolongación de la vida es un gran éxito de la medicina, pero está siendo debastadora para la Iglesia, cuyos jerarcas, empezando por el Papa, tienen el trabajo de por vida, hasta la muerte, es decir hasta los 80 o 90 años. No hay ningún cardenal (ministro) de menos de 70 años. ¿Se imaginan un Gobierno así?. Todos al hacernos viejos nos volvemos más conservadores y más inflexibles, es imposible que una organización basada en la gerontocracia sobreviva en el tiempo y consiga atraer a jovenes e intelectuales. La medicina está matando a la Iglesia. ¿o no?

martes, 25 de diciembre de 2007

Si no sabes torear... pa que te metes...

Lo decía en mi anterior entrada, Rajoy, no sabe de esto de la Web y menos de la 2.0. Sus colaboradores tampoco, han tratado de hacer una web avanzada y se les ha ido de las manos, nunca debes olvidar quien son tus seguidores o te pasará lo que te ha pasado... Es dificil hacerlo tan mal, lamentablemente lo han conseguido. ¿Quien lleva la comunicación de este hombre?, ¿Sus adversarios?, si el pobre consigue ganar al final de todo es un autentico milagro.

domingo, 9 de diciembre de 2007

rajoy.com

Los partidos políticos españoles están extraordinariamente atrasados en Internet, prueben a buscar sus nombres en Internet, sorpréndanse. El campeón es Mariano Rajoy; ya en las elecciones de 2004 tuvieron problemas con el dominio www.marianorajoy.com, pero prueben ahora y verán, parece ser que pertenece a una americana que se llama Maria Nora Joy, tampoco tuvieron suerte con www.marianorajoy.es, no siquiera con www.rajoy.com o www.rajoy.es. También es mala suerte... Aunque parece que hay poca confianza en el candidato porque podian haber comprado alguno de estos dominios si se fijan están en venta, ¿serán muy caros para el recorrido esperado del candidato?. Otra idea es encontrarle un dominio especial, www.eldelasbarbas.com está libre por ejemplo, es una idea. Por ultimo miren ustedes lo que sale en Google al buscar Mariano Rajoy: primero Wikiedia, ninguna página propia del personaje, porque no tiene, alguna no oficial contra él, lo demas noticias y una página genérica del partido. Ahora prueben a buscar Hillary Clinton y entenderan lo que es una campaña en Internet. Señores del PP pueden por favor recordar que casi el 40% de la población considera a Internet su medio habitual, asi no se ganan amigos ni elecciones.

lunes, 3 de diciembre de 2007

¿Magia o potagia?

Durante años la publicidad ha vendido magia a sus clientes. Los efectos de las ideas publicitarias en las empresas anunciantes han sido en muchos casos mágicos. David Bell, el gran presidente de Bozell y luego de IPG lo decía, “vendemos magia y debemos aprender a cobrarla”, pero en el mundo del pragmatismo la confianza en lo oculto es siempre limitada, el argumento de “tranquilo, somos magos” corre grave peligro. Leo estos días en blogs y comunidades publicitarias la incomodidad de algunos creativos, los hechiceros de la tribu porque se está perdiendo el respeto a sus artes ocultas, cada vez se respeta menos esa función casi mística. Escucho en los tabernáculos de directivos de agencias que los clientes cada vez están apretando más, que la remuneración de la agencia está cada vez más cuestionada. Leo en los estudios y análisis de la inversión que se mantiene el crecimiento de la inversión publicitaria de esos anunciantes. Pienso, por todo esto que veo, leo o escucho, que las prioridades de los anunciantes están cambiando, que su escala de valores está produciendo un giro imparable. La magia está dando paso a lo que -si me permiten- yo llamaría la “potagia” ese otro arte de bruja y caldero; la carto-magia está siendo sustituida por el guiso de sapos y hierbas; el mago de pajarita es ahora un brujo de marmita, un químico o como mucho un alquímico. Los hechizos deben continuar, pero deben estar basados en algo más que la intuición o la idea feliz, notoria o trasgresora. A mi me va bien este cambio, siempre me he fiado más de la astronomía que de la astrología, meterle un poco de ciencia a tanto sortilegio no le vendrá mal a nuestro oficio en términos de credibilidad, al menos. Para algunos viejos (y no tan viejos) hechiceros, anclados al pasado de su departamento creativo, esto de la demostración del funcionamiento de la publicidad es una verdadera lata, que igual hasta acaba con algunas de las mejores cosas que este oficio les daba. El éxito se medía en Leones o Soles (curiosa unidad de medida) y la rentabilidad de la inversión del cliente en notoriedad o incluso en cobertura; los medios justificaban el fin, no siempre un buen fin. Y ahora casi de repente nos enfrentamos con el reto de medir si estamos tirando el dinero de nuestro cliente o le estamos haciendo rico con nuestro trabajo; da vértigo profundizar pero no va a quedar más remedio, solo por un motivo, porque ahora sí se puede. No reniego de la gran idea, esa aportación de la agencia que cambia la vida de una marca; la publicidad ha aportado soluciones a la comunicación de las marcas que han producido efectos demoledores, pero sí pienso que esa gran idea es producto de un ejercicio mixto, en el que participan el talento y la técnica; la información y la imaginación; la idea y el conocimiento. Miles de campañas premiadas en festivales no han conseguido su éxito real, el de la caja registradora, y la culpa de este fracaso, no es de la buena idea, es de la falta de un proceso previo de información, estrategia y medios; las ideas han de estar también allí y apoyadas en el conocimiento, lo bello no siempre es suficiente, lo ingenioso tampoco. Este reto de cambiar la magia por la química posiblemente nos llevará a una nueva comunicación, a un nuevo orden de preferencias y a una nueva forma de trabajar, donde la prioridad del talento seguirá siendo muy importante pero la aportación de tecnología y conocimiento a la campaña serán primordiales para obtener su fin: vender más veces, a más personas y a más precio, durante más tiempo. No lo olvidemos o no nos respetarán.
Ángel Riesgo para Anuncios, Diciembre 2007